domingo, 18 de mayo de 2008

Echo & the Bunnymen - En Lima, 27 de Junio, 2008


Actualización 20/05/2008: El aviso del concierto que venia apareciendo en la pagina de TuEntrada.com ha sido removido, mas no el de la pagina oficial de la banda, aun esta a la espectativa lo que vaya a suceder con este concierto, seria una verdadera pena que se truncase.

A decir verdad esta noticia me cayo de sorpresa, y me parece una de esas cosas que hay q hacer correr la voz, y creemos es digna de tener una nota en este blog, esta banda liderada por Ian McCulloch, todo un personaje en el escenario de gaban negro y cigarrillo en mano, estaran tocando en el Centro de Convenciones del Maria Angola del distrito de Miraflores el 27 de Junio de este año. Va a ser un concierto que promete, cabe decir que en el 2005 sacaron el disco Siberia que los regreso a las giras, el cual estuvieron promocionando durante el 2006 por USA, y que ahora estarian llegando a Lima. Los rumores habian sido fuertes, pero el escepticismo de muchos no daban como algo concreto dicho rumores, dicho sea de paso como ha sucedido muchas veces en el pasado donde se ha lanzado inmensas bolas, por eso esta vez sin antes tener al menos una fuente confiable, nadie lo iba a celebrar, y es asi que apenas el 16 de este mes aparece en la pagina oficial de la banda la noticia confirmando el concierto en Lima, aun no se ha publicado el precio de las entradas en la pagina de TuEntrada.com la cual sera la encargada de manejar los ticket para este concierto, esperemos pronto haya informacion en la pagina, pero aqui dejo el link para ingresar directamente a la parte que corresponde a Echo & the Bunnymen y asi poder estar al tanto de la actualizacion de informacion que tenga la pagina.

El set list es algo que apetece ya que estaran de hecho incluidos clasicos temas de esta banda de Liverpool como lo son The Killing Moon, Lips like Sugar, Nothing lasts forever, y quiza cerrando el concierto como lo ha venido haciendo en otros eventos la hermosa Ocean Rain. Una buena y ojala no la unica oportunidad de ver a esta importante, trascendente y legitima banda (en todo aspecto) en nuestra capital, con esa mezcla unica de misticismo, sensualidad y oscuridad que brindan desde el escenario estos hombres conejo. Aunque ya algunos desubicados pretenden hacer creer diciendo en algunos sitios on-line donde intentan desacreditar a esta excelente banda como si se tratase de otro de esos grupos viejos, obsoletos y desactulizados que llega a la ciudad despues de perder su grandeza de otras epocas, y que es por lo comun por lo que llegan a nuestro pais otro tipo de bandas, no señores Echo & the Bunnymens han regresado a los escenarios desde hace ya varios años, y es un grupo que desde su retorno han estado creando activamente musica, y nada mejor que despues de tanto tiempo de espera lleguen a Lima, asi que a aprovechar esta gran oportunidad de verlos en directo, la cual va a ser una experiencia muy especial e inolvidable.

Para que vayan asimilando la noticia y como un adelanto de lo que se vivira en Lima en el Maria Angola este 27 de Junio, les dejo con uno de sus mas emblematicos temas The Killing Moon en una potente version y la hermosa Ocean Rain en directo dos temas registrados en el concierto del House of Blues de San Diego en el 2006, una suerte de bootleg oficial, y donde se puede apreciar claremente que la calidad no se pierde y que estos muchachos estan aun en buena forma.


The Killing Moon





Ocean Rain









* Esperemos que algo ilumine esa noche magica a Lima y se deje escuchar la muy buena version de estos ingleses de People are Strange, cover de los inmortales The Doors.

Bajo las Luces y el Agua


Regreso de la playa y voy a la casa que esta arriba llevando un pañuelo, mis sandalias y anteojos. Camino por la sombra, mientras recibo la brisa que baja por una línea blanca hasta mi short del mismo color. En lo alto alguien me observa, escondida en una sombra, solo sé que es ella por el color de su cabello bajo el sol.

Recuerdo esa foto de la infancia, las muchas que tomó mi mama cuando aun tenía el pelo largo. Como esa foto también me gustaban las tomadas bajo la cabeza de toro en la entrada, o la de la sala de reuniones, siempre silenciosa y abandonada por las tardes. El salón de billar también era uno de los lugares que me gustaba visitar cada vez que iba al club, aunque nunca le tomamos una foto, porque la cámara no tenía flash.

Recuerdo estar corriendo alrededor de la piscina, mientras sacan las cosas del auto, un volkswagen color celeste. Siempre alejado de mis primas que conocían mejor que yo el lugar –no me gustaba que me dijeran como hacer las cosas- Las dejaba jugando con las esculturas de tortuga que estaban cerca al pequeño coliseo.

A eso de las tres, esperaba con ansias que acabaran de comer, para correr hacia la parte trasera de la hacienda donde había un tren abandonado. A todos lados iba corriendo. Siempre corría -No es extraño que al haber dejado de correr me haya convertido en esto- Bueno son cosas que pasan.

Detrás del club estaba el tren varado en medio de la maleza. Este me llevaba a todos los lugares posibles. Iba por las barandas, por los cuadros, encima de las esculturas de tortuga, por la baldosas de la piscina…solo hasta llegar a la iglesia me detenía algo. Miraba para arriba y una enorme puerta de madera vieja yacía sobre un cielo despejado. Dejaba que mis ojos se cerraran entre la angustia de la curiosidad. De pronto entraba en aquella capilla adornada con imágenes de santos y gárgolas. Todo ahí dentro era gris y oscuro, iluminado solamente por los ojos de los santos. Todos trataban de tocarme. Hasta que tomaba entre mis manos el crucifijo del altar mayor.

- Miguel ¿que haces?

Al abrir los ojos, ella estaba tendida sobre el cielo. Su cabello olía a cloro.

- Estoy Pensando.

- Bueno pues apúrate que ya nos vamos.

Esa fue la última tarde. Nos fuimos en aquel volkswagen celeste dando saltos al salir por el camino de piedras. Entre trenes, santos, toros e iglesias.

El año siguiente no nos dejaron entrar. A mi tío lo habían echado del banco y el auto había sido rematado a una pareja de esposos bolivianos. Ya no habría mas tardes mirando al cielo tumbado en la piscina de niños. Nada mas que el sórdido mundo de afuera del portón me esperaba.

¡Se apago el sol sobre las esculturas de tortuga! Ahora grita el gallo sobre mi hombro...

Y te dejo sin color, y sin primas, y sin amigos…

Tu rostro ahora lo veo mas claro. No eras castaña y mi polo no era más que un polvo. Te recuerdo con el cabello largo…




Escrito por: Leugim_Leugim

Lima - Peru
Fotografia de: Charles Zalber
Paris (Ralph Gibson)
The somnambulist. 1969

martes, 13 de mayo de 2008

Andres Calamaro - El Novio del Olvido


El Novio del Olvido





según pasan los años puede ser que llegue a ser
un viejo desconocido...
Andres Calamaro
Alta Suciedad
1997

Julio Cortazar o el Corazón Secreto del Reloj


Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj


Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.


jueves, 8 de mayo de 2008

Julio Cortazar - Material Plastico


Despues de un tiempo de inutilidad y natural inactividad, reaparecemos con ganas de publicar ciertas cosas que a nuestro criterio son precisas para aparecer y pertenecer a este nuestro circulo de reciclaje literario, musical y visual en la red, nada mejor que regresar con algo de Julio Cortazar, maestro de los ajeno. Pues bien en estos dias de invernal vegetacion en los cuales no he tenido mas que hacer que solo nada, estuve ojeando en la casa de un amigo los Cuentos Completos de Cortazar, con prologo del escritor peruano Mario Vargas Llosa, cosa que aunque no me hizo el dia mas alegre, tuvo algo de productivo, ya que despues de solo estar saltando de pagina en pagina y leyendo solo los primeros parrafos de cada cuento con la intencion de pasar el tiempo y ver si alguno de estos parrafos me podria convencer de hacer un alto y dejar de estar en este interminable saltado de paginas para poder asi al fin terminar aunque sea uno de todos esos cuentos de innumerables y aglomeradas letras, de larga o corta extension de letras impresas que yacian en el papel de dicho libro, en todo caso estando sumergido en ese jaleo de ver hojas ir y venir, tuvo como resultado favorable el robarme un gesto de pequeña jocosidad en mi cabeza y en acto seguido de mi boca al encontrar Pañuelos y una inquietante e ironica Progreso y Retroceso, asi pues al leerlos con un poco mas de detenimiento robaron mi entera atencion, lo cual me llevo a pensar inmediatamente en ponerlos en vitrina atraves de este medio, por lo cual este par de pintorescos y joviales sucesos son los que publicaremos hoy... sin mas que decir comparto con ustedes sus Historias de cronopios y de famas


Progreso y Retroceso

Inventaron un cristal que dejaba pasar las moscas. La mosca venía empujaba un poco con la cabeza y, pop, ya estaba del otro lado. Alegría enormísima de la mosca.

Todo lo arruinó un sabio húngaro al descubrir que la mosca podía entrar pero no salir, o viceversa a causa de no se sabe que macana en la flexibilidad de las fibras de este cristal, que era muy fibroso. En seguida inventaron el cazamoscas con un terrón de azúcar dentro, y muchas moscas morían desesperadas. Así acabó toda posible confraternidad con estos animales dignos de mejor suerte.


Pañuelos

Un fama es muy rico y tiene sirvienta. Este fama usa un pañuelo y lo tira al cesto de los papeles. Usa otro y lo tira al cesto. Va tirando al cesto todos los pañuelos usados. Cuando se le acaban, compra otra caja.

La sirvienta recoge los pañuelos y los guarda para ella. Como está muy sorprendida por la conducta del fama, un día no puede contenerse y le pregunta si verdaderamente los pañuelos son para tirar.

-Gran idiota- dice el fama-, no había que preguntar. Desde ahora lavarás mis pañuelos y yo ahorraré dinero.